Implantología

Los implantes dentales permiten reemplazar o recuperar las piezas perdidas. Estas pequeñas piezas de metal en forma de tornillo, de titanio, son sustitutos de las raíces dentarias sobre las que se coloca una corona que sustituye, a su vez, a la parte visible del diente. En Clínicas Chafarinas Dental se apuesta por las técnicas más innovadoras en implantologia logrando rejuvenecer la sonrisa y, asimismo, consiguiendo la recuperación de la función masticatoria.

La colocación de un implante dental se realiza en dos fases. Durante la primera fase, y tras un meticuloso estudio médico y radiológico, se realizará una cirugía bajo anestesia local para colocar los implantes. Una vez colocado el implante deberemos dejar que éste cicatrice. Este proceso suele durar de entre dos a cuatro meses, que es el tiempo necesario para que el implante se integre. Una vez transcurrido ese periodo se colocará la corona dental definitiva dándole a su sonrisa un aspecto muy natural.

La pérdida de un diente puede provocar alteraciones tanto estética como funcionalmente en su boca. Cuanto mayor sea el número de piezas perdidas y el tiempo transcurrido hasta su reposición mayor será el daño.
Dentro de las alteraciones más importantes se encuentran los problemas digestivos por un incorrecto triturado de los alimentos; problemas de la articulación temporomandibular ya que al faltar piezas la posición de la mandíbula se altera. También se pueden dar alteraciones de la pronunciación así como alteraciones estéticas. Por todos estos motivos es muy importante colocar implantes dentales o bienprotesis fijas o removibles para substituir esas piezas perdidas.

Se calcula que más de 240 millones de personas han perdido uno o más dientes. Ser edentulo es más común de lo que muchos creen. Las investigaciones que se llevan a cabo han demostrado especialmente la ventaja de óseo integración y la conservación del hueso remanente.
Los implantes dentales se utilizan para reemplazar la raíz del diente perdido, estos son tornillos hechos de un material muy fuerte y biocompatible, (el titanio), el cual se coloca dentro del hueso.
Después de un periodo de cicatrización, el implante se adhiere al hueso, proceso conocido como óseo integración, y posteriormente se le coloca una corona de porcelana.

Los implantes dentales se sienten como los dientes naturales, nadie notara que fueron reemplazados. Cuando los dientes se pierden el hueso comienza a retraerse y perder tanto en altura como en ancho Salvar dientes remanentes.
Los implantes dentales no sacrifican los dientes naturales adyacentes como sucede con el puente fijo tradicional, lo que implica un beneficio mas, a largo plazo.

Los implantes y su colocación posterior de una corona de porcelana le permite una vez mas, sonreír, hablar y comer con confianza por lo que produce un alivio a todas aquellas personas que usan prótesis removibles o totales (planchas) que manifiestan a la larga que las sienten flojas y resbaladizas.

Las consecuencias faciales de la falta de dientes son:

  1. Disminución de la dimensión vertical.
  2. Pérdida de soporte óseo para los tejidos peri-orales; labios distorsionados: Hundimiento labial, pérdida de expresión labial, boca ensanchada.
  3. Pseudoprognatismo debido a que la mandíbula rotará en sentido antihorario sobre el eje intercondilar buscando la estabilidad que aportaban los dientes. Asimismo, los distintos mecanismos de reabsorción en ambos maxilares acentúan la discrepancia entre las dos arcadas (en el maxilar superior predomina la reabsorción en cara vestibular, mientras que en la mandíbula predomina la reabsorción en la zona lingual).

Las consecuencias intraorales de la falta de dientes son:

  1. Disminución del área de mucosa adherida, con una menor zona de soporte.
  2. Reabsorción del proceso alveolar, que en la mandíbula es más intensa que en el maxilar superior. Cuando esta reabsorción es muy intensa provoca la aparición en superficie de irregularidades o alteraciones de la mandíbula como las apófisis geni o exótosis, dificultando aún más el asentamiento de una prótesis dental removible.
  3. Pérdida de propioceptores del ligamento periodontal que controlan la intensidad de las fuerzas masticatorias. Disminución de la sensibilidad epicrítica.
  4. Macroglosia relativa, al invadir la lengua el espacio entes limitado por las piezas dentales

Las consecuencias funcionales de la falta de dientes son:

  1. Trituración insuficiente de los alimentos necesitando mecanismos compensatorios para su digestión.
  2. La pérdida de propiocepción y las diferencias morfológicas entre la prótesis y los propios dientes producen problemas dinámicos durante la masticación que obligan al paciente a aprender nuevos patrones de movimientos masticatorios.
  3. 3. En el desdentado total se retrocede a un patrón de deglución infantil, utilizando los músculos peri-orales y la lengua para ofrecer apoyo a la mandíbula. La falta de estabilidad mandibular provoca una dificultad en la elevación de la hipo faringe con una mala deglución de saliva y bolo alimenticio, dando lugar a atragantamientos y alteraciones digestivas.
  4. Problemas de fonación. El desdentado total pronuncia mal los fonemas o sonidos linguo-dentales y labio-dentales

Los defectos del reborde alveolar en las regiones edéntulas se clasifican en tres clases:

  • Clase I: Se ha perdido el tejido en dirección vestibulolingual, y la altura es normal en dirección ápicocoronal.
  • Clase II: Se ha perdido el tejido en dirección ápicocoronal, y la anchura es normal en dirección vestibulolingual.
  • Clase III: Es una combinación de Clase I y Clase II, ya que hay pérdida tanto en altura como en anchura.
La función del proceso alveolar es albergar las raíces de los dientes y actuar como transmisor de fuerzas masticatorias. Cuando se van perdiendo los dientes comienza un proceso de reabsorción ósea, que en el desdentado total de larga duración termina alcanzando un grado extremo, presentando el reborde alveolar un aspecto aplanado o cóncavo con desaparición del fondo vestibular. Esta atrofia progresiva conduce a dificultades en la retención y estabilidad de una prótesis completa, creando al paciente problemas funcionales y psicológicos importantes.

SUBIR